Amor incondicional

#DíaMundialDelPerro

Desde cuando descubrí, hace ya mucho tiempo, lo maravilloso que es gozar de la compañía de mis mascotas, aquella paz e independencia que consideraba la mejor parte de mi vida dejó de existir y comencé a apreciar la belleza de compartir mi espacio y mi energía con animales. Fue un proceso gradual que cambió mi vida para siempre.

Rosina

Rosina1993

Primero llegó Rosina, una Schnauzer de pura raza que encontré vagando una noche por la calle, sucia y maloliente. No quise apropiarme de ella sin averiguar primero a quién pertenecía. Cuando lo logré -después de una investigación casi detectivesca- descubrí que vivía en la casa de una familia acomodada, sufriendo el maltrato de sus moradores.

Me la regalaron. Era evidente que la bella Rosina se había acostumbrado, en unos pocos días, al cariño que de inmediato nos unió. Vivió a mi lado hasta su muerte.

Salomé y Lindoro

Salomé

Rosina vivía cuando me trajeron a Salomé y luego, de la camada de la perrita favorita de Ingrid Klüssman, recibí a Lindoro. Dos cachorros jóvenes e inquietos que de inmediato pusieron a prueba a Rosina, quien entonces ya había perdido la vista y comenzaba a habituarse a sus limitaciones. Salomé y Lindoro vivieron conmigo durante más de un año, en el transcurso del cual el travieso Lindoro se comió las patas mis sillas y las orillas de mis alfombras. Aunque deseaba conservarlos a ambos, Rosina sufría mucho con sus travesuras, por lo cual se fueron a casa de unos queridos amigos de La Antigua, en donde vivieron muy felices y enamorados.

Dido

La princesa Dido

De los amores de Salomé y Lindoro nacieron 5 perritos hermosos. Encontraron rápidamente un nuevo hogar, pero dejaron atrás a una cachorra negrita como el carbón, a quien nadie prestó atención. Mis amigos antigüeños de inmediato pensaron en mí. Como yo les había regalado a la pareja, era natural que conservara a uno de sus cachorros. La bauticé como la princesa Dido. Era tan pequeñita que encajaba perfectamente en la bandeja entre los asientos delanteros de mi auto. Dido comenzó a crecer y a transformarse en una maravillosa Schnauzer con el brillo de la plata en su pelaje sedoso. Su mezcla de Schnauzer y Yorkshire le dio una prestancia especial. Vivió en casa, consentida como nadie, durante maravillosos 17 años y, de todas mis mascotas, fue la única que llegó sin haber sufrido traumas.

Eneas

foto 3

A Eneas lo encontré vagando, también, por las calles de Vista Hermosa. Era una cosa peluda, enredada y pegajosa que saltó dentro de mi auto al nomás abrirle la puerta. Decidí no investigar y me lo llevé a casa. Primero, intenté bañarlo. Me di cuenta de inmediato de su carácter huraño y para no estresarlo más de la cuenta le pedí al veterinario que le quitara los enredos y le diera todo el tratamiento de rigor: vacunas, baño, remedio para las pulgas. Pocas horas después Eneas resplandecía. Pero su carácter -propio del Lhasa Apso, perro vigilante de la región del Himalaya- nunca cambió y aunque fue siempre cariñoso con nosotros y con su adorada Dido, al enfrentar desconocidos se transformaba en una diminuta fiera. Dido y Eneas estaban enamorados y por lógica consecuencia tuvieron a 5 hermosos cachorros, adoptados por amigos amantes de los perros, entre los cuales estaba Enyi, una hermosa perrita igual a su papá. Ambos murieron de viejitos después de una vida feliz.

Blacky

Blacky0409IMG_0720

La muerte de Eneas fue un fuerte golpe para Craig, mi marido. De modo que con la ayuda de mi amiga Lía, comencé a buscar reemplazante. La dependienta de una clínica veterinaria nos informó de un par de Schnauzer que vivían en su vecindario, sufriendo un cruel maltrato. Los tenían en un patio pequeño del cual no salían jamás, totalmente abandonados. Pedimos que nos dieran la posibilidad de adoptar a uno de ellos y le concedimos a Dido, quien todavía vivía, la oportunidad de elegir a su nuevo amigo. Ella fue directa hacia Blacky. El pobre había perdido toda prestancia y mostraba una total pérdida de autoestima. Pocos meses después de vivir con nosotros el cambio era radical, lucía sus rasgos de raza y se erguía con todo el orgullo de su herencia canina. Blacky también cruzó el arcoiris por fallas propias de su edad. Fue un perrito cariñoso y consentido.

Tosca

Toscaenvio IMG_3792_2

Tosca fue un caso extremo. La encontraron encerrada en la casa de unos traficantes de droga al menudeo, en un barrio marginal. Era una perra de la calle que se encontró enclaustrada probablemente por error de quienes hicieron la requisa. Pasó allí más de 10 días, sin agua ni comida, hasta ser rescatada por AMA, la Asociación de Amigos de los Animales. Suzanne Rivera me llamó para contarme de ese caso y me pidió que por lo menos la alojara unos días mientras le encontraban un hogar. Fui a la veterinaria para conocerla y encontré a una perra escuálida, totalmente deprimida. Acepté y la llevé a casa. Fue una época de cuidados intensivos: cirugías, medicinas y un proceso de recuperación de su autoestima perdida. Tosca fue un ejemplo de amor y resistencia. Duró poco más de un año, durante el cual floreció convirtiéndose en una de las perras más bellas que hemos tenido. Fue la prueba viviente del efecto del amor sobre un ser abandonado.

Don Juan

379948_2645197166844_1163070235_33031377_116552462_nIMG_0729

El hermoso Don Juan fue otro caso extremo. Un día, estando en mi oficina, Julieta Ordóñez, nuestra fotógrafa, vino a buscarme para ir a rescatar a un perro que agonizaba a la vuelta de la esquina. Era un perro grande, con las orejas comidas por las moscas, totalmente raquítico y con pocos signos de vida. Los transeúntes le hacían el quite al pasar a su lado y parecía acercarse rápidamente a su fin. Con Mariana García, otra colega, lo subimos al carro y lo llevamos de inmediato a la clínica veterinaria, en donde lo bajaron en camilla porque no podía caminar. Quedó hospitalizado, bajo un tratamiento intenso, a pesar de que los dos médicos tratantes lo daban por perdido. Nunca he insistido tanto, como en esa ocasión, por salvar su vida. Pasaron los días y fui a visitarlo a diario. Me recibía con una mirada esperanzada a pesar de su debilidad. Diez días después, el doctor Johnston lo trajo a casa porque no podía tenerlo más en su establecimiento. Don Juan aullaba toda la noche y los vecinos reclamaban. Decidimos recibirlo, aunque no sabíamos cuál sería el resultado. Durmió como un bebé esa primera noche, en una caseta instalada en la terraza. A partir del día siguiente durmió dentro de la casa en una colchoneta junto a mi cama y desde entonces comenzó una de las convivencias más hermosas con un perro rescatado. Don Juan, que al principio parecía un callejero cualquiera, comenzó a mostrar toda la belleza de su raza. Era un pastor alemán que llegó a pesar más de 100 libras, con un pelo abundante lleno de brillo y un carácter cariñoso y noble. Fue un perro amado desde el primer momento y vivió a nuestro lado durante 4 maravillosos años. En esta larga ruta de amores perrunos, tengo que agradecer el acompañamiento siempre generoso de la doctora Jimena De Aguirre, quien ha sido una amiga constante en el cuidado de nuestros amores perrunos.

Mimi

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IMG_0865Dido ya no estaba y en nuestro hogar, la paz era perfecta con Blacky y Don Juan, hasta que llegó Mimi. Un día la trajo Suzanne para pedirme que la adoptara. En realidad, no pensábamos en otra mascota; pero al verla, la duda duró lo que un pestañeo. Era tan, pero tan tierna y hermosa que no pude resistirme. Mimi pertenecía a una camada de 9 cachorros que, apretados en una caja de cartón y recién nacidos, fueron abandonados a la puerta de una clínica veterinaria. Mimi era la más pequeña de la camada y nadie la había querido. Su nombre original era Norberta y no dudé ni un minuto en sustituirlo. Se quedó. Y se comió una buena parte de mis alfombras, pero su carácter travieso y alegre nos conquistó desde el primer momento. Mimi fue la única de todos que mostró un fuerte trauma que le impide salir de casa y enfrentar la calle. Tan extremo es su temor -a la calle y a algunas personas- que ha vivido todos estos años protegida contra esa limitación. Sin embargo, aunque le cuesta aceptar a desconocidos, al poco rato se convierte en una perra mansa y cariñosa.

Pelusa

IMG_3698fullsizeoutput_22f6

Blacky ya estaba muy enfermo y débil cuando nos disponíamos a mudarnos a Ecuador. Y falleció justo en esos días. Por lo tanto nos trasladamos con Mimi, sola y sin manada por primera vez, a lo cual no estaba acostumbrada. Entonces, decidimos adoptarle a un o una compañera. Y apareció Pelusa en una feria de adopciones, en el Parque de la Madre. A pesar de que nos aconsejaron adoptar a un macho para evitar la rivalidad entre dos hembras, Pelusa nos conquistó nada más verla. Excelente decisión. Mimi y Pelusa son ahora las mejores amigas y nuestro hogar, una vez más, está completo. Esta larga experiencia con perros rescatados del maltrato y el abandono nos ha regalado las mejores experiencias y jamás nos hemos arrepentido de asumir el reto cuando este se presenta, ya que solo hemos recibido la mejor de las recompensas: el amor incondicional de estos seres maravillosos.

2 thoughts on “Amor incondicional

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s