Soberanía y dignidad

Cuando se permite el despojo de la riqueza natural, su destrucción y el abuso de poder, es porque ya no hay patria.

¿En dónde quedó el orgullo nacional? ¿Con que derecho se presume de independencia y soberanía en un país que se vende al mejor postor, pero ni siquiera para el provecho de sus legítimos ocupantes sino para el enriquecimiento de las multinacionales extranjeras? Eso es hoy Guatemala. Una tierra arrasada por la explotación insensata de sus recursos, crimen amparado por un puñado de políticos corruptos.
A esta entrega de la riqueza natural de Guatemala se suma, como en un juego perverso para agotar la resistencia ciudadana, la incapacidad del Estado para proteger el patrimonio nacional, la seguridad de la ciudadanía y el derecho a la vida, a la salud, a la alimentación, a la educación y al trabajo.
Laguna del Tigre es apenas uno de los muchos ejemplos de la violación consuetudinaria sufrida por este país maravilloso. Territorio privilegiado, cuna de miles de especies nativas de flora y fauna, depósito y fuente de agua, hogar de jaguares, tapires, guacamayas, tepezcuintles, venados, monos y una infinidad de reptiles, aves e insectos, sufre el despojo ante la vista de todos los guatemaltecos, quienes andan muy ocupados protegiendo su propia integridad física como para defender su entorno.
Esta agresión constante contra la vida se ha transformado en una estrategia bien planificada por grupos de poder, empresarios, políticos y gobernantes locales y extranjeros empeñados en extraer toda la riqueza posible a costa de la muerte de uno de los territorios más ricos del mundo en cuanto a su diversidad natural.
Los gobernantes de esta supuesta era democrática –cualidad que ni siquiera intentan justificar- han usado al Estado para enriquecerse negociando privatizaciones vergonzosas, para firmar acuerdos lesivos, para conceder derechos a compañías extranjeras y nacionales que no respetan siquiera las normas de sus propios países cuando se trata de explotar los minerales ajenos. El país, Guatemala, ha sido violado, empobrecido, su población está más hambrienta y su ambiente más degradado a pesar de las mentiras diplomáticas de quienes intentan engañar a su gente.
Da vergüenza presenciar el sometimiento de sus líderes a intereses extranjeros y provoca impotencia observar cómo se agachan ante los grupos criminales que dominan grandes porciones de su territorio, esperando las migajas. No hay Estado, tanto lo han desarticulado que la población ya no entiende para qué existe, favoreciendo así a quienes insisten en terminar de exterminarlo.
La soberanía, independencia y dignidad nacionales son valores esenciales para existir como país, no los deje en manos de quienes los transan con fines inconfesables. Defiéndalos, hágalo por su integridad y la de los suyos. Abril 5 2010

One thought on “Soberanía y dignidad

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s