La poesía de la rebelión

Danis Rodríguez nació en Huehuetenango y vive en El Salvador. Es un poeta agudo y sarcástico, como me gustan, capaz de poner en rimas el drama político de este país sufrido. Les dejo algunos de sus versos:

La Guatemala Profunda

A Tito Arias: en donde se encuentre escondido

La Guatemala profunda,

esa que decís, te apoya,

no la Guatemala criolla,

sino la patria fecunda.

Esa misma, la que inunda

de esperanzas el mañana,

la Guatemala temprana,

la Guatemala aguerrida

esa Guatemala herida

que sueña mientras se afana.

Esa patria singular

indígena y masacrada,

la que convierte la nada

en arcoíris sin par;

esa misma que al pasar

muestra amor y compasión

la que tiene un corazón

listo para la alborada

la Guatemala burlada

te desprecia, por ladrón.

La Guatemala profunda.

la niña de mis suspiros

la patria con tantos güiros

eterna y meditabunda.

La patria que desenfunda

su música de madera,

la de la hermosa bandera

la patria maya y ladina

esa patria campesina

de la eterna primavera.

Esa patria singular

indígena y masacrada,

la que convierte la nada

en arcoíris sin par;

la patria para soñar,

la patria de mi canción

la que tiene un corazón

de flores sobre la piel,

la que sabe a beso y miel

te desprecia por ladrón.

Décimas del desencanto

Afilo lápiz y dedos

para hablar de corrupciones,

vienen tantas emociones

con pasos graves y quedos;

Y es que ante tantos enredos

de políticos rastreros

siento que estos son postreros

gritos de la democracia,

que es más bien una desgracia

de pillos y bandoleros

 

Afilo mi lápiz, digo,

pero solo es un decir

que hoy, si me toca escribir,

una compu va conmigo;

mi verso es como un testigo

de lo que quiero opinar

y no me pueden callar

por el derecho que tengo

y por esa razón vengo

de este modo a protestar.

 

Y es que desde “Cara de Hacha”

cuando tras una invasión

se aplastó a la nación

cual si fuera cucaracha.

Y es desde entonces la racha

de políticos venales,

de militares brutales

y de empresarios arteros

utilizando dineros

para traernos mas males.

 

Son años de ladronismo

de saqueo y de tristeza

y cuando apenas se empieza

a ver luz en el abismo.

de nuevo con gran cinismo

cada cuatro años la extensa

oferta que ya es ofensa,

hablando ellos, como honrados,

pero todos son taimados 

y ejemplo de desvergüenza.

 

Ya pasaron generales

corruptos y violadores

de derechos, no señores,

queremos tiempos normales.

Si al estar en sus cabales

nadie elije a un militar

porque ellos saben mandar

en cuartel únicamente

y al enfrentarse a la gente

su única acción es matar.

 

 De los civiles, ninguno

bueno entre tanto ladrón

si me duele el corazón

pensar que voté por uno,

uno abogado perruno

otro empresario fascista,

un remedo de izquierdista

otro caído en desgracia

otro de la “aristocracia”

y otro hijo’e puta golpista.

 

Y los “medios” de noticias

infamantes fementidos

si ellos, todos son vendidos

y solapan injusticias

y de formas subrepticias

o abiertas, si les conviene

le dan su voto al que tiene

o al que les paga mejor

“deme un cheque al portador

Y haré lo que usted ordene”

 

Yo no he nacido hace un día

y por eso es que hay un dejo

de cinismo, que al ser viejo, 

esa supuesta alegría

de políticos, que brilla

falsamente en la pantalla

ya sabemos, nos estalla

porque es mentira flagrante

no hay nada de edificante

en su grito de batalla.

 

Yo los contemplo uno a uno

y uno a uno los desecho

y no lo hago por despecho

que yo no envidio a ninguno.

En este siglo veintiuno

la democracia murió

o mejor, se suicidó,

ante tanto y tanto alarde

de político cobarde

sin madre que los parió.

 

Ya se acerca negro día

en que habrá que elegir

no entre el cenit y el nadir

ni entre el llanto y la alegría;

todos son una cuadrilla

de políticos letales;

se elige entre carcamales

el que robará a la gente

pobre, callada y decente

y con principios morales.

 

Un actor de modo expreso

se aventó a pelear al ruedo,

y a aunque a mi me importa un bledo

si es actor o vende queso;

con mensaje tan sin-seso

y tan carente de esencia

se que no requiere ciencia

saber que no tiene gracia 

y sería una desgracia

tenerlo en la presidencia.

 

Y aquella primera dama

que trató de jugar mal

y de un modo bien formal

hasta renuncio a la cama

hoy a un palo se encarama

cual si fuera guacamaya

y allí en razones se explaya

de por qué ser la primera,

si ella es solo maquilera

que se pasó de la raya.

 

Hay un golpista impaciente

que hasta grita ¡democracia!

pero es golpista sin gracia,

sinvergüenza e impudente.

Si ese tipo inconsecuente

se sube al guacamolón

todo acá estará cabrón

como estaba en los ochenta

ese golpista de imprenta

no hay que darle ni ocasión.

 

Y una que con bisturí

hace como que cortara,

si esa vieja en esa cara

solo Botox tiene allí.

Y eso que muestra cual si

fuera un arma, craso error

nos recuerda con dolor

cuando tras golpe de estado

el pueblo fue torturado

por su padre, el dictador.

 

Y un “doctor” que no es doctor

y que piensa que le toca

y ya casi se coloca

la banda a su alrededor,

ese tipo, “por favor”

que le expliquen, con dibujos,

ya que acá, ni con tapujos

logra comprender el tal

que este país está mal

y no está para esos “lujos”

 

Y hay otro que economista

dicen que es, más su anatema

es que parte del sistema

ya fue, y tengo otra pista

que no creo que resista

un análisis severo

aparte de ser banquero

y tener cara de pillo,

el solo andar con Portillo

lo pinta de cuerpo entero

 

Y así la lista se alarga

con nombres y con partidos

todos ellos, convencidos

de aligerarnos la carga;

pero la experiencia amarga

nos avisa lo contrario

ni todo el abecedario

en nombres será respuesta

si de todos, es la apuesta,

engordarse del erario.

 

No importa cómo se ponga

todo acabará muy mal,

que no hay democracia real

ni voto que lo componga.

Para el pueblo agua y moronga

para que los funcionarios,

ladrones estrafalarios,

se harten de carne y de pan

si ellos bien gordos están,

y tras gordos, millonarios.

 

¿Votar por alguno de ellos?

no gracias, yo soy pendejo,

pero al menos hoy por viejo,

tan pendejo no, destellos

de honradez tengo y cabellos

que hablan ya con experiencia

y ese poco de decencia

que aun palpita en mi mirada

se convertiría en nada

si no escucho a mi conciencia.

 

Es claro que es el sistema

el que está, al final, fallando

por eso al seguir votando

yo soy parte del problema.

Y esto no es ningún teorema,

ni formula que yo invento

si ya sabemos el cuento

de méndigos patrioteros,

el pueblo se encuentra en cueros

y ellos sin remordimiento.

 

Vaya, si quiere, a votar,

que es su derecho sagrado,

pero ya está usté’ avisado

de lo que acá va a pasar;

ya podremos platicar

en cuatro años, no lo olvide,

porque este voto no mide

realmente la democracia,

esto será una desgracia

que su voto convalide.

 

Guatemala de todas las corrupciones, Agosto de 2015

Esa Guatemala profunda

Nadie tiene el derecho de apelar a ese pueblo abandonado.

El cinismo del mandatario no tiene límites. Su mensaje a la Nación del domingo 23 de agosto fue un llamado a la violencia, justo en un momento de enorme tensión social e inestabilidad política. Pero eso no es todo, la intención de dividir a la ciudadanía llevaba una dedicatoria explícita a esa “Guatemala profunda”, ese pueblo mayoritariamente indígena y rural asentado en la base de la pirámide de los privilegios, ese contingente humano privado de todo derecho, precisamente por culpa de la corrupción y la discriminación de los políticos en el poder.

Llamar a la Guatemala profunda a defender a un gobierno comprobadamente corrupto es un acto de extrema perversión, así como pretender arrojarlos en una espiral de odio, la misma estrategia ya conocida de este general cuyo protagonismo en las masacres, persecución, exilio y desarraigo de los pueblos indígenas -ante quienes clama por ayuda- es por todos conocido.

La Guatemala profunda llegó el jueves 27 a las puertas del Congreso en la representación de los 48 cantones de Totonicapán y fueron rechazados por los aliados de este funcionario que a duras penas se sostiene en el poder Ejecutivo. La directiva del Congreso, sin el menor escrúpulo, vedó el ingreso de las autoridades indígenas a su propia casa, la casa del pueblo. Esa actitud de desprecio y discriminación ha sido la tónica constante de una administración marcada por la violencia y el racismo, la corrupción y la ausencia de programas de desarrollo.

La Guatemala profunda estuvo también en las calles, en los caminos, en los barrios marginales y en las zonas residenciales. Estuvo en las universidades, los sindicatos, las organizaciones civiles y su determinación de expresar su rechazo a las actuales autoridades sonó fuerte y clara frente a la casa de Gobierno, demostrando que esa Guatemala profunda abarca mucho más que a un sector pobre y marginado. Las manifestaciones del jueves 27 no fueron un mero ejercicio de participación, lo vivido durante esa larga jornada fue una demostración de poder ciudadano como hacía mucho no se veía.

Es hora de que los funcionarios, cuya autoridad se ha perdido en medio de componendas, sobre facturaciones, compras sin licitación, comisiones por debajo de la mesa y robos del erario nacional, comprendan que no hay una Guatemala profunda de su lado. Esa Guatemala profunda a la cual aluden con tal soberbia se cansó de las mentiras, se agotó por falta de apoyo, de justicia y de políticas públicas diseñadas para satisfacer sus necesidades básicas, comenzando por la salud y la educación.

Otra de las lecciones de la jornada de protestas fue un giro rotundo de la juventud hacia una forma de participación activa y propositiva, pero no a nivel de círculos aislados, sino como una fuerza viva capaz de incidir en el rumbo de su propio destino. Este despertar debe constituir una señal de alerta para aquellos políticos acostumbrados a hacer su voluntad y reirse de una población aletargada –que ya no existe más- mientras disfrutan de privilegios tan inmerecidos como ilegítimos.

elquintopatio@gmail.com

(Publicado el 29/08/2015 en Prensa Libre)

¡Sálvese quien pueda!

Publiqué este artículo en febrero de 2005 y de pronto lo encontré, escarbando -literalmente- entre mis archivos. Casi nunca lo hago, porque pienso que podrían influenciar mi visión del aquí y ahora, pero en realidad de vez en cuando vale la pena dar un paseo por el pasado. Se los comparto:

Una canción encontrada por pura casualidad puede hacer la diferencia después de un día de trabajo.

Te ves cansada, dijo.  Tengo que escribir mi artículo del sábado y me siento demasiado agotada para pensar… Escucha música y eso te ayudará.  Me alcanzó un par de audífonos y con ellos en la mano me fui directo a la computadora.  No creo que me ayuden, pensé, pero nada pierdo con probar.  Pocas cosas hay tan desalentadoras como una página limpia cuando la mente está en blanco.

Escogí una canción al azar y mi cabeza se llenó de un ritmo lento y monótono:  “Tengo una idea dando vueltas desde hace tiempo, cómo es posible que el progreso sea tan violento”…”Una flor, un árbol, un aroma, los pajaritos, son valores que se van perdiendo de a poquito, ay…”..”Sálvese quien pueda…”

Y poco a poco fui recuperando la fuerza y la indignación.  Primero recordé los más de 500 millones robados por Portillo…(¿debería decir “supuestamente” para cumplir con lo políticamente correcto?).  Y él está ahí, al alcance de la mano, en un país con pretensiones de nación democrática y progresista, pero sospechosamente anuente a mantenerlo protegido en su impunidad por obra y gracia de un sistema que no funciona porque a nadie le interesa hacerlo funcionar, menos por quienes tienen el poder para ello.

Y mientras él y sus amigos dilapidan la fortuna ajena en placeres baratos –ni siquiera son refinados- los niños del relleno sanitario buscan desesperados un medio de conseguir alimento, porque desde el incendio no los dejan regresar a escarbar en la basura.

Y mientras la voz adolescente de Juana Molina me recordaba a la de Violeta Parra, “las frutillas, los tomates, ahora no son tan ricos, porque les pusieron qué se yo qué gen maldito… Antes las rosas eran espinosas y perfumadas, ahora no te pinchan pero tienen olor a nada… Sálvese quien pueda…”  vino a mi memoria el tema del maíz transgénico metido entre otros productos como ayuda alimentaria por organizaciones internacionales para taparle el ojo al macho, como dicen, para pasar por benefactores cuando en realidad usan a nuestros países como botadero de la basura producida por sus grandes compañías.

Y así como en los años sesenta América Latina estaba invadida por supuestos programas de ayuda estadounidense, los cuales eran simples maniobras para analizar el efecto de sus productos en esa especie de ratas de laboratorio en que convirtieron a nuestros pueblos, ahora también los gobiernos débiles y dependientes abren sus puertas y sus leyes para dejar entrar capitales y productos que sólo dejan desolación y miseria.

Todo eso me vino a la mente y aunque el cansancio no desapareció, por lo menos me sentí menos impotente cuando por fin pude terminar esta última frase.

elquintopatio@mac.com

Y la vida sigue…

A pesar de los pesares, el país debe restañar las heridas y seguir su camino.

El país ha caído en una de las peores crisis políticas y morales de las últimas décadas. Sus máximas autoridades no solo han sido acusadas de participar en delitos –de acuerdo con las evidencias mostradas a la ciudadanía por la Cicig y el Ministerio Público- sino además conformaron el equipo de gobierno más engañoso, fraudulento e ineficiente que ha pasado por los despachos oficiales. La inversión social cayó al sótano de las estadísticas, la mitad de la población infantil sufre desnutrición crónica y la niñez y juventud están abandonadas a su suerte, como lo está el resto de la ciudadanía.

A la población se la ha mantenido engañada sobre la supuesta carencia de recursos para atender a sus necesidades más fundamentales: salud, educación, empleo, servicios básicos, comunicaciones, alimentación, programas de desarrollo y otros temas de extrema importancia para garantizar una vida digna y saludable para los 14 millones de habitantes de este país.

Mientras tanto, auténticas mafias organizadas desde mucho antes de que el partido en el poder se subiera al podio de las candidaturas, se apoderaban de aduanas, presupuestos ministeriales, instituciones y oportunidades de consolidación de la democracia. Es decir, Guatemala se transformó en una nación secuestrada gracias a un sistema de compadrazgos desde todas las instancias de decisión, tal y como sucede en las menos desarrolladas y más corruptas del planeta.

Sin embargo y a pesar de los pesares, el país debe seguir adelante con lo que le han dejado, e intentar rescatar las inmensas fortunas creadas a la sombra del poder para devolvérselas a los hospitales, escuelas y otros servicios públicos actualmente en ruinas. La tarea, aun cuando parece imposible, deberá ser la primera obligación del gobierno que asuma ante este vacío dejado por los actuales dueños del poder político.

No deja de ser esperanzador observar el entusiasmo de la ciudadanía consciente e informada –en aumento cada día que pasa- cuyo clamor comienza a marcar un antes y un después, dejando patente su disposición de impedir abusos y componendas a quienes sucedan en la administración pública a la desprestigiada dupla actual.

Muy importante será, sin duda alguna, conservar la lucidez y ver en perspectiva cómo la participación decidida de la sociedad no solo es capaz de cambiar el rumbo de la historia, sino también aglutinar a diferentes sectores –antes adversarios- en la búsqueda de un mejor futuro para las próximas generaciones. Esta convergencia ciudadana se encuentra entre los grandes logros de la coyuntura actual y será prioridad de las nuevas autoridades respetarla, honrando los solemnes juramentos pronunciados al asumir sus funciones.

Ahora, la tarea es esculcar los antecedentes de los candidatos buscando la verdad de sus historiales, para no caer en un nuevo foso de engaños y fraudes desde los 3 poderes del Estado. En este esfuerzo deberán participar de manera decidida y honesta quienes pretenden asumir la tarea de la reconstrucción política y moral de Guatemala.

(Publicado el 24/08/2015 en Prensa Libre)

Mensajes cruzados

La visita de José Mujica a Guatemala movió la superficie del agua.

Podríamos pasar horas analizando el mensaje de José “Pepe” Mujica, el ex presidente uruguayo y actual senador, quien durante más de una hora compartió ante un auditorio encandilado sus ideas sobre el buen gobernar, la equidad, el respeto y la importancia de comprender la diferencia entre el éxito y la mera acumulación de riqueza material. Pero aun si lo desmenuzamos palabra por palabra, nuestra manera de ver al mundo persistirá encadenada a un sistema materialista fincado en la mente desde la cuna misma.

Mujica habló de generosidad. Esta palabra se encuentra muy raramente en el discurso político. Significa el acto de dar sin esperar nada a cambio. Dar, como gesto supremo de desprendimiento y aceptación de una hermandad humana sin distinciones ideológicas ni de credos, sino desde la concepción de una identidad común, una especie común.

El salón en donde el ex presidente Mujica disertó -con esa parsimonia que le es característica- estaba lleno a reventar. Allí se dieron cita políticos, empresarios, diplomáticos y un vasto contingente de representantes de todos los sectores de la sociedad guatemalteca, ansiosos por escuchar su mensaje. Y el mensaje estuvo allí, flotando en un ambiente tan diverso como atento y sin duda también escéptico. Lo cual resulta comprensible, toda vez que Guatemala se encuentra en un punto de inflexión que la puede llevar a la ruptura de la institucionalidad o a una etapa de reconstrucción de su Estado colapsado y corrupto.

No será Mujica ni sus ejemplos vivenciales lo que romperá el círculo de la codicia y el egoísmo imperantes en los altos círculos de poder de esta sociedad. Su mensaje suena en los oídos de quienes toman decisiones como una música bella y romántica pero lejana, ajena a nuestra realidad, y es probable que ni siquiera rozara la superficie de las decisiones ya tomadas, los planes ya hechos y las negociaciones ratificadas en vísperas de unas elecciones oscuras.

Las buenas intenciones de los organizadores –la Fundación Esquipulas para la Integración Centroamericana- y sus diversos esfuerzos para crear puntos de convergencia y desarrollo de propuestas destinadas a construir mejores sociedades, quedan empantanadas en los hechos ya consumados, en unas clases política y empresarial empecinadas en conservar el poder gracias a los instrumentos legales que han creado ellas mismas.

La transformación de nuestras comunidades en comunidades verdaderamente humanas, solidarias e incluyentes, depende de cambios profundos en sus idearios, en sus comportamientos y en sus aspiraciones. La manipulación ideológica, así como la complicidad de otros sectores para la conservación de un sistema caduco y pervertido es precisamente la antítesis del mensaje del ex presidente uruguayo. Él vino, habló y se fue. Aquí quedaron políticos, líderes comunitarios, empresarios y otros miembros influyentes de la sociedad, en quienes Mujica de algún modo delegó el paso siguiente: actuar con conciencia, inteligencia y humanidad. Si asimilaron la idea central y en algo cambian las decisiones, nunca como ahora es el momento de demostrarlo.

(Publicado el 22/08/2015 en Prensa Libre)

El eterno migrar

Las migraciones humanas son parte de un proceso natural.

Los ciudadanos estaounidenses y europeos cuya oposición furibunda a las olas de migrantes influyen en las políticas de sus gobiernos, olvidan algo tan obvio como que ellos también son producto de migraciones masivas. Las crisis humanitarias que sacuden a nuestros pueblos en la actualidad, son reflejo de otras, tanto o más cruentas, que han jalonado la historia de la humanidad desde la aparición del ser humano sobre la faz de la Tierra.

Las generaciones actuales y aquellas que comienzan apenas a despuntar vienen marcadas por el desafío de la supervivencia en un planeta castigado por la sobre explotación de sus recursos, de sus tierras, de su fauna y de sus fuentes de agua. Los mares, esas misteriosas profundidades que se nos figuraban interminables y prístinas, son hoy uno de los espacios más contaminados, sucios y degradados del planeta. Sin contar con el hecho de haberse generado una auténtica competencia de países desarrollados para ver cuál se apodera mejor de sus riquezas.

El hambre, ese fenómeno en donde culmina el proceso de las privaciones materiales, es una especie de castigo bíblico dirigido injustamente sobre una masa poblacional sujeta a las decisiones de políticos para quienes la vida humana se traduce en estadísticas. La niñez de hoy, por lo tanto, es la gran sacrificada en esta ecuación de beneficios económicos a costa de la pobreza de otros.

Entonces, ¿cómo evitar que los africanos se embarquen hacia Europa o los jóvenes centroamericanos dejen sus pies en el desierto de Arizona buscando una ínfima pero soñada oportunidad? Cuando los políticos se pronuncian sobre el fenómeno migratorio mienten. Cuando afirman con el mayor descaro que sus acciones se encaminan hacia el bien común, mienten. Y con cada una de sus mentiras, mil adolescentes cruzan la frontera como una respuesta real a un sistema que los margina.

Las comunidades humanas están fundadas sobre olas migratorias de tiempos pasados, provocadas siempre por la pérdida de los recursos agrícolas, las enfermedades, las guerras y los desastres naturales. El movimiento migratorio ha sido una constante en todas las épocas de la historia y nada lo detendrá; ni los muros, ni la represión, ni tampoco el odio xenófobo. Por lo tanto las políticas de los países deberían orientarse hacia la solución sensata para una realidad ineludible y creciente.

La semana pasada, 40 inmigrantes africanos murieron asfixiados por los gases tóxicos en la bodega de un barco, en medio del Mediterráneo. Cientos más han perecido en las costas de Grecia o en la dura travesía por los desiertos entre México y Estados Unidos, en donde son perseguidos con perros adiestrados como si fueran piezas de cacería. Entre ellos, niñas y niños totalmente indefensos en manos de los coyotes.

Lo que falta para enfrentar el drama de las migraciones es un poco de sensibilidad humana, esa misma caridad proclamada con tanto fervor en los discursos, pero nunca aplicada en la realidad concreta de un pueblo condenado a abandonar sus raíces para seguir subsistiendo. Lo que falta es comprender que nadie abandona su tierra si ésta le ofrece las oportunidad necesarias para vivir con dignidad.

(Publicado el 17/08/2015)

Llegó el momento de las decisiones

A pocas semanas de las elecciones y ante un escenario deprimente.

Aun cuando todavía se respira cierto optimismo alimentado por un despertar ciudadano –el cual, es preciso señalar, se ha ido desvaneciendo en la rutina- las expectativas de cambio comienzan a sepultarse bajo el peso de amparos, acuerdos y otros recursos destinados a preservar un sistema diseñado para frenar el desarrollo democrático del país. Desde la Corte de Constitucionalidad hasta el último de los escaños del Congreso parece haber un pacto de no agresión, y la ciudadanía se ve impotente ante este nudo gordiano imposible de romper.

Desde la barrera, se puede observar cómo el entusiasmo inicial por una Guatemala libre de lacras en sus estamentos institucionales, con un Estado funcional, transparente y una clase económica más comprometida con el desarrollo que con privilegios negociados a espaldas de la ciudadanía, se transformó en un peligroso fatalismo y la participación masiva se diluye en manifestaciones esporádicas y breves.

Ante este panorama, grupos de intelectuales y expertos en las disciplinas involucradas en la problemática nacional se han lucido presentando soluciones sensatas para sacar al país de la crisis. Con un interesante ejercicio de convergencia de distintos sectores, han sido capaces de elaborar propuestas inteligentes desde su firme compromiso por ofrecer salidas concretas y factibles a la crisis actual, la peor que ha vivido Guatemala en muchos años.

La respuesta, sin embargo, no se ha hecho esperar. Quienes poseen el poder no van a cederlo y así ha quedado estampado claramente en una sucesión de hechos capaces de desinflar las esperanzas hasta del más optimista de los soñadores. El mandatario no saldrá del despacho, el partido más señalado por sus escandalosos gastos de campaña no dejará de hacerla, las instituciones supremas encargadas de poner orden en todo este relajo se excusarán olímpicamente y para terminar de arreglarlo, se celebrarán las elecciones más opacas de los últimos 30 años.

Quienes se encuentran abocados a la difícil tarea de abrir un espacio de discusión y propuestas, coinciden en la imperiosa necesidad de consolidar a las instituciones y reformar leyes cuya incidencia ha marcado un retroceso para una democracia con participación de todos los sectores, una visión de Nación incluyente, un sistema saludable de fiscalización de la gestión pública y, por supuesto, un sistema de justicia tan imparcial como estricto.

Sin embargo, otros factores, como los monopolios de medios capaces de incidir en una gran masa de población de muy bajo nivel de escolaridad, constituyen un valladar importante ante cualquier intento de enderezar el rumbo político del país y llevarlo en la dirección correcta. La Cicig y el Ministerio Público, mientras tanto, siguen destapando escándalos y trasladando casos a un sistema de justicia que ya se ve rebalsado y en donde existen agujeros negros en los cuales se entrampan los procesos durante el tiempo suficiente para que la ciudadanía los olvide y los escándalos se disipen.

El cuadro no pinta bien y por mucho esfuerzo que se haga desde algunos ámbitos, destruir la maraña tejida por una burocracia corrompida hasta los huesos será una tarea para varias generaciones más, si es que vienen con los arrestos para emprender tamaña empresa.

(Publicado el 15/08/2015 en Prensa Libre)