La verdadera calamidad

(Publicado el 09/05/2009 en Prensa Libre)

El gobierno ha declarado estado de calamidad pública en todo el territorio nacional, basado en un caso de contagio.

Es cada vez más difícil separar la paja del grano y aterrizar en una hipótesis coherente con respecto a la supuesta pandemia sobre la cual la gente emite tanta conjetura: que si se trata de una nueva fase de guerra bacteriológica, que si es negocio de Donald Rumsfeld, que si la mega industria farmacéutica está detrás de la liberación del virus en México o si responde a una estrategia política para debilitar a nuestro vecino del norte. En fin, las dudas son razonables y, si algo es cierto, es el derecho de la población a desconfiar de las declaraciones oficiales.
En Guatemala, país fronterizo con el epicentro de la pandemia, se había confirmado hasta ayer sólo un caso de contagio, en una niña de 11 años. El virus que acapara las portadas y editoriales de todos los medios de comunicación, el cual parece establecer una consigna internacional de conducta y ha desatado una furiosa ola de rechazo y discriminación contra ciudadanos mexicanos en el mundo entero, no se ha convertido en una amenaza de salud tan real como se pretende hacer creer.
Sin embargo, supongamos que de pronto –a pesar de que México ya declaró la epidemia bajo control- explotara en Guatemala una ola de contagio masivo. Supongamos que el N1H1 ingresara por el Suchiate a nado o montado en un cayuco, con toda la intención de acabar con los guatemaltecos… ¿por dónde empezaría a actuar? La respuesta es evidente: en aquellos grandes sectores de la población cuya situación de supervivencia es tan precaria que ni siquiera se puede defender de una gripe común o de una diarrea, mucho menos de un virus mutante de categoría internacional.
En realidad, el estado de calamidad pública a nivel nacional ha dejado de ser una decisión de Estado. Tampoco responde a una estrategia sanitaria. El estado de calamidad es una realidad palpable, cuyos efectos sobre la salud y la vida de los guatemaltecos ha producido más muertes que la guerra y muchas más, sin duda, que cualquier epidemia.
La desnutrición crónica de nuestro pueblo, especialmente entre niñas, niños, mujeres y personas de edad avanzada, es un hecho desde hace ya muchos años, aunque para las autoridades esa realidad pareciera haberse fundido en el deforestado paisaje chapín perdiendo toda relevancia.
Que ahora, por un caso confirmado de contagio de esta nueva cepa de virus, se declare estado de calamidad pública, más parece responder a la conveniencia de liberar a algunas dependencias de la obligación de convocar a licitación pública y gozar de la libertad de comprar vacunas y tratamientos a cualquiera de sus proveedores amigos, sin rendirle cuentas a nadie.

Otra perspectiva

(Publicado el 04/05/2009 en Prensa Libre)

El virus AH1N1 ha venido a complicar mucho las cosas en la frontera entre Estados Unidos y Mexico.

Si ya habia problemas en los estados fronterizos entre Mexico y Estados Unidos por el tema migratorio, ahora con un estallido de gripe porcina en el pais del tequila la cosa se pone aun mas critica, sobre todo por el mal ambiente existente en torno a todo lo que provenga del sur de la frontera.
Pocas cosas son mas perjudiciales que una amenaza sanitaria, pero cuando esta se mezcla con un sentimiento de rechazo provocado por diferencias etnicas, sociales, economicas y de indole nacionalista, las cosas toman un giro muy poco fraternal. Este es uno de los grandes riesgos agregados por esta exotica cepa viral.
Aun cuando los medios de comunicacion estadounidenses se han mostrado bastante moderados en sus comentarios sobre el tema especifico de la frontera, es predecible que la poblacion del lado norte se sienta amenazada por cualquier persona procedente del lado sur, ahora no solo por razones legales o economicas, sino tambien porque vienen con el estigma del potencial contagio.
Sin embargo, esta situacion no esta afectando solo a los inmigrantes ilegales que continuan fluyendo por el limite fronterizo, sino tambien al concepto que tiene el estadounidense comun respecto a los latinoamericanos. En terminos generales y sin mayor analisis, nos ven como intrusos que vienen a invadir su territorio afectando su bienestar. Solo faltaba que nos culparan por la catastrofe financiera, de no ser por las abrumadoras evidencias en contra de sus propios banqueros.
En todo caso, si ya habia un cierto ambiente hostil contra los inmigrantes ilegales, ahora esta percepcion comienza a extenderse a todo lo que provenga del sur por su calidad de potencial portador del peligroso virus de la gripe porcina.
El presidente frances se ha sumado con entusiasmo a esta xenofobia anti mexicana para pedir que se prohiban los vuelos hacia Europa procedentes de Mexico –lo cual, afortunadamente, no encontro eco entre sus pares europeos- lo cual ha internacionalizado la animadversion contra el pais de origen del brote viral.
Esto, sin embargo, resulta sumamente injusto si se toma en cuenta que es muy alta la probabilidad de que la mutacion de este virus sea consecuencia de manipulaciones geneticas realizadas por laboratorios pertenecientes a capitales transnacionales, lo cual convierte el caso en una amenaza biologica de otro tipo.
Es importante que los gobiernos de Estados Unidos y Mexico se pongan de acuerdo en la manera de tratar adecuadamente la comunicacion sobre este delicado asunto y trabajar para resolverlo de manera conjunta, porque dadas las circunstancias lo que menos necesitan los paises involucrados es otro frente de conflicto.

La Peste

(Publicado el 02/05/2009 en Prensa Libre)

El peligro de una pandemia es la debilidad de los sistemas de salud en los paises pobres, incapaces de enfrentar una emergencia de grandes proporciones.

Esto ha sucedido en muchas ocasiones durante la historia de la Humanidad. Un brote infeccioso capaz de atacar sin aviso y de expandirse sin control sobre una poblacion indefensa es una de las imagenes mas devastadoras que es posible imaginar. El enemigo invisible, la peste.
Hoy los noticiarios del mundo concentran su atencion en el brote del virus AH1N1, llamado de modo mas coloquial gripe porcina por provenir de una mutacion de las gripes aviar y porcina combinadas con un factor humano. Otra consecuencia, probablemente, de la manipulacion genetica tan comun en el campo de la agroindustria, pero cuyo origen aun continua siendo un misterio para la poblacion.
Este terremoto sanitario tiene su epicentro en Mexico, y ya ha cruzado mares y oceanos para reproducirse sin mayor dificultad en Australia, Corea, Francia, Estados Unidos y otros paises a donde lo haya depositado un viajero contagiado. La Organizacion Mundial de la Salud ha aumentado su alerta al grado 5, pero no tiene la respuesta para establecer hasta que punto podria este virus representar una catastrofe de proporciones mundiales, o si quedara reducido a una amenaza controlable en las proximas semanas.
Los paises pobres, sin embargo, y especialmente los fronterizos con Mexico, estan cayendo en un panico comprensible aunque tan perjudicial como la peste misma.
En el contexto economicamente critico en el cual se encuentra el mundo actual, una epidemia tan costosa en recursos como en vidas humanas se magnifica de una manera exponencial. Las naciones como las nuestras, carentes de la mas elemental infraestructura y con medios limitados para atender cualquier problema sanitario fuera de lo comun, se veran en serios aprietos si no se encuentra en un plazo breve la manera de controlar la expansion de la epidemia, garantizando al mismo tiempo la provision de vacunas y medicinas para tratar los casos existentes y creando conciencia en la poblacion respecto a la necesidad de adoptar habitos de higiene adecuados.
Esta situacion vino a complicar aun mas los graves problemas por los cuales atraviesa la economia de los paises latinoamericanos, pero muy especialmente en Mexico. Solo de pensar en las perdidas que ya ha representado el cierre de establecimientos de servicio, de escuelas y centros de trabajo, es posible calcular que las cosas van a ponerse aun mas duras en el mediano plazo. La resaca sera como subir una pendiente arrastrando rocas.
En Guatemala, el golpe puede resultar duro para las zonas fronterizas, las cuales ya tienen otros serios problemas que ya complican de manera significativa la vida de sus habitantes. Lo que menos se necesita ahora es una amenaza sanitaria cuyas primeras victimas seran las personas de menores recursos, especialmente en los grupos mas vulnerables de ancianos, mujeres y ninos.

Una cumbre diferente

(Publicado el 27/04/2009 en Prensa Libre)

Son muy altas las expectativas de los presidentes latinoamericanos respecto a la política exterior de Estados Unidos con el hemisferio.

En realidad, no se necesitaba mucho para marcar una diferencia crucial entre George W Bush y cualquier sucesor. Bastaba con alguien dotado de carisma, sentido común, sensibilidad humana e inteligencia para que esa distancia quedara establecida. Sin embargo, Barack Obama supera esos requisitos mínimos y, con su ya proverbial habilidad diplomática, comienza a perfilarse como un potencial aliado para los países del hemisferio sur.
Otra cosa son las expectativas, tanto de los mandatarios latinoamericanos como de las sociedades de estos países, cuya percepción de la política de la Casa Blanca ha ido desde el rechazo hasta la discriminación, pasando por toda clase de matices político económicos, en ninguno de los cuales se ha evidenciado el menor interés por parte de los gobiernos estadounidenses por el desarrollo del sur.
Estas expectativas están teñidas, sin duda, por las nuevas tendencias hacia la izquierda de los gobiernos del hemisferio. Estas administraciones de corte socialista, aún cuando llevan una línea claramente populista, saben lo que es ceder espacios importantes en los terrenos sociales, políticos y económicos con el propósito de evitar la profundización de las divisiones dentro de sus países, pero sobre todo para encajar con mayores oportunidades en el contexto mundial.
Por ello es importante tomar en cuenta que aún cuando el presidente estadounidense tenga intenciones de generar mayores y mejores relaciones con las naciones de América Latina, sus prioridades están claramente establecidas en una agenda cuyo orden no depende únicamente de su decisión, sino de un plan de gobierno consensuado con otros sectores y entre las cuales defender su tajada del comercio mundial es una de las más importantes.
La recién pasada Cumbre de las Americas dejó algunas lecciones interesantes sobre el nuevo líder estadounidense. Acostumbrados como estábamos a la arrogancia y a las insensateces de Bush, el contraste con este político directo capaz de hablar sin aspavientos y decir las cosas por su nombre, fue un soplo de oxígeno muy saludable. Su actitud amable tiene un efecto adicional interesante, y es dejar sin espacio de manipulación a quienes han hecho de su antiamericanismo visceral una bandera de lucha. Es decir, Chávez, Morales y compañía.
En el tema migratorio, cualquier avance será bienvenido, aunque eso no signifique necesariamente cambios fundamentales en la política actual. Las esperanzas de un giro de ciento ochenta grados en el rumbo de la Casa Blanca son imposibles de alcanzar, pero una moderación en el tono puede hacer una enorme diferencia con el pasado reciente.

La Tierra

(Publicado el 25/04/2009 en Prensa Libre)

Damos por hecho que este planeta podrá sobrevivir a nuestro afán destructivo. La realidad es muy otra y podemos comprobarla.

No hace más de 10 ó 15 años, hablar de contaminación ambiental, de destrucción del hábitat o del deshielo polar chocaba con la poderosa campaña de lobby de las grandes compañias y los gobiernos del primer mundo en contra del activismo ecológico. Miles de millones de dólares invirtieron estos gigantes multinacionales para descalificar a los científicos que lograban una tribuna para expresar su preocupación por lo que ha sucedido en nuestro planeta durante el último siglo. Hoy no han podido detener el abrumador peso de las evidencias y el mundo escucha, por fin, voces oficiales que advierten sobre la destrucción del ambiente a nivel planetario.
¿A dónde se desplazó lo que despectivamente llamaban ecohisteria? A las casas de gobierno, al concierto de naciones, a las agencias de desarrollo, a las grandes universidades, a los centros de investigación científica y a los organismos encargados de velar por la salud y la seguridad de los habitantes del mundo. La destrucción del entorno ha dejado de ser un tema de relaciones públicas para compañias petroleras y por fin se ha erigido en una plataforma estratégica para enfrentar el problema en el siglo actual.
Lo más difícil será, sin embargo, cambiar la mentalidad a nivel individual. Incluso quienes presumen de tener conciencia ecológica manifiestan conductas poco amigables con su medio ambiente y no contribuyen a cambiar los vicios destructivos que tienen a nuestro planeta al borde del colapso.
Acciones tan aparentemente banales como reunir la basura sin clasificar, usar bolsas plásticas cada vez que vamos de compras, imprimir toneladas de hojas porque preferimos leer en papel en lugar de hacerlo en el monitor de la computadora o el simple acto de dejar todos los aparatos enchufados aún cuando no los usamos, representan varios pasos hacia la degradación de nuestro entorno.
El uso inteligente y adecuado del agua, ese tesoro sin el cual no podría existir vida alguna, es un tema que todavía en este siglo nos parece intrascendente, a tal punto que ni siquiera constituye una materia en el pensum escolar. Creemos que transmitimos valores y una educación completa a nuestros hijos, pero les permitimos repetir nuestros errores y los animamos a desperdiciar aquello que será un lujo inaccesible para quienes vienen después que nosotros.
La irresponsabilidad, la arrogancia y la ignorancia nos han convencido de que somos dueños del universo, pero sólo hemos sido capaces de generar un desarrollo a la inversa –la destrucción de lo que había y la incapacidad de volver a crearlo. Si nuestra cultura de desperdicio no cambia de manera radical, será lo único que dejaremos como herencia a nuestros sucesores.

El Mercadito

(Publicado el 20/04/2009 en Prensa Libre)

En tiempos de vacas flacas, lo menos que se espera de las instituciones del Estado es un poco de solidaridad con la población.

Es un mercadito modesto. Cada sábado, muy temprano por la mañana, comienzan a instalarse los puestos de los pequeños agricultores en una parte del estacionamiento frente a lo que fue el Comisariato del Ejército. Papas tiernas, lechugas frescas, elotes criollos, tomates y toda clase de verduras y legumbres salen de los canastos para exhibirse a los ojos de los clientes asiduos. Buenos precios y un poquito de regateo ayudan a más de un ama de casa a balancear su ya escurridizo presupuesto semanal.
Pero no. Los supuestos dueños del terreno –es decir, el Ejército de Guatemala- desean limpiar el frente de sus instalaciones de la presencia de intrusos; así, estos pequeños comerciantes que se ganan la vida honradamente ofreciendo sus productos los sábados por la mañana, deben marcharse a otro lado, si es que pueden y, si no, también.
Las razones aducidas por los encargados de comunicar la mala nueva a los vendedores no resultan muy coherentes. Aseguran que el ministro debe firmar el documento para autorizar esta pequeña feria. Pero el ministro aún no lo ha firmado. Como los afectados no tienen posibilidad alguna de escalar esa interminable y kafkiana pirámide burocrática, no tienen más opción que aceptar la razón por válida y resignarse a ser expulsados de su feria, a ver si logran conseguir otro sitio para instalar sus ventas.
A simple vista, esta medida es tan injusta e innecesaria como cerrar la Escuela de Equitación –también del Ejército- para ceder esos terrenos al inútil Parlacén. En su momento, muchos alzamos la voz contra esa medida, por lo cual se espera un mínimo de sensibilidad en la institución castrense para ponerse en el lugar de este grupo de guatemaltecos esforzados que vienen a la capital en la madrugada, cargados de productos frescos para sus clientes.
¿Qué daño puede hacer al prestigio del Ejército de Guatemala alojar en sus terrenos –los cuales, por cierto, pertenecen a toda la población- a un pequeño mercadito cuyo único propósito es generar ingresos para familias pobres y beneficiar de paso a los consumidores de sus productos?
Estas son las actitudes discriminatorias y difícilmente comprensibles que crean resentimiento y animadversión entre unos sectores y otros. Para los pequeños productores, la expulsión resulta un acto hostil por parte de una institución que los ha acogido durante varios años sin haberse producido problema alguno. Quizás quienes tomaron la decisión de barrer el mercadito, consideren adecuado “rescatar” este pedazo de pavimento con la intención de que nada obstaculice la perspectiva del frente de sus instalaciones. Sin embargo, desde la tribuna se ve distinto, se percibe como un gesto mezquino y poco solidario que en nada contribuye a reestablecer la paz entre hermanos, sobre todo en tiempos de tanta violencia y pobreza.

Valores desechables

(Publicado el 18/04/2009 en Prensa Libre)

El valor de la vida humana ha bajado de categoría. Hoy se cotiza barato e incluso se presume de no darle mayor importancia. Eso es “cool”.

Al señor ministro sólo le faltó poner su zapato sobre el flanco del “Smiley” para la foto, como hacían los cazadores de leones en África. Su presencia en la escena le presta una trascendencia innecesaria a la captura y al mismo tiempo le resta seriedad a su figura como funcionario de Estado.
Cuesta creer que la policía en pleno haya concentrado su atención en la captura de un asesino de quinta categoría cuyo protagonismo ha sido más que mediatizado, en lugar de convencer a la ciudadanía de que por fin se ha iniciado una labor consistente para detener la inconcebible crisis de seguridad en que vivimos todos. Porque si el “Smiley” es tan poderoso, es plausible conjeturar que también ha tenido su parte en la desaparición de los 82 millones del Congreso, los fondos del IPM, los fondos del IGSS, del Crédito Hipotecario, el asesinato de Víctor Rivera y quizás hasta las masacres perpetradas por los Zetas llevan también su sello de identidad.
No se trata de restar importancia a su captura, pero tampoco se puede sobredimensionar algo que viene siendo como una gota en el océano. Las cárceles y los barrios marginales están abarrotados de pandilleros tanto o más peligrosos que este cuasi adolescente que roba y asesina por diversión.
Así también proliferan los ex militares y ex funcionarios cuyos actos de corrupción constituyen la piedra angular del desastre en el cual se encuentra la Nación en términos de seguridad ciudadana, cuya población está en riesgo permanente por falta de oportunidades y cuya infraestructura de servicios públicos desciende al rango de catástrofe nacional. ¿Por qué no están ellos también en la foto con el ministro? ¿Acaso merecen trato especial como arresto domiciliario con permiso especial para viajar a Miami cuando se sientan muy deprimidos?
La sociedad no necesita más circo. Un plan de seguridad serio y bien estructurado no requiere del escenario del Teatro Nacional para darse a conocer, sólo se necesita voluntad política y medidas puntuales y oportunas, consensuadas con la sociedad y un compromiso de todos los sectores –en especial del Congreso de la República- para tomar en serio el tema a la hora de legislar y establecer las reglas del juego.
El “Smiley” se burla en público de sus captores al confesar sus fechorías con tanto desparpajo. Él sabe, mejor que nadie, las oportunidades que se les presentan a los criminales para salir indemnes de los juicios y de las cárceles. Él convive con la escoria y conoce sus secretos, entre ellos los mecanismos de corrupción en la Policía y el sistema penitenciario. Él sabe que no es importante, porque tampoco es el único ni el peor.